¿Cuándo debo darle mantenimiento a mi bici?

Ya sabes que tu bici es resistente pero también necesita cuidados , para mantenerla en óptimas condiciones los siguientes puntos clave te serán de ayuda:


1. Mantenimiento no es reparación

El mantenimiento es un servicio que se hace a la bicicleta para conservarla en buen estado y prevenir daños, mientras que la reparación trata de remediar un daño que ya está hecho. La mayoría de las piezas de una bici requieren de grasa o aceite y estos lubricantes no son eternos, de hecho, su uso cotidiano la expone a golpes y fricciones que pueden desregular sus diversos sistemas, por ello es recomendable realizar un mantenimiento periódico a la bicicleta para alargar su tiempo de vida antes de que grite auxilio.
Tomemos el caso de un usuario que señaló que su bici “había empezado a hacer ruido al frenar”, al revisar el freno descubrimos que uno de los tacos estaba completamente gastado, dañando la pared del aro al extremo de rajarlo. Lo que pudo haberse solucionado a tiempo con una simple regulación, requirió el cambio de taco, de todo un aro, y volver a tejer la rueda completamente.

2. Dime por dónde andas y te diré cuándo ir al mecánico

Hay muchas variables a considerar para decidir cuándo realizar un mantenimiento a la bicicleta porque cada persona le da un uso diferente y en condiciones diversas . Lo más exigente es darle un uso deportivo de alta demanda en terrenos de mucho polvo o barro, con desniveles de impacto intenso; es decir, para practicar enduro en el Morro Solar o disciplinas similares como mínimo se le debería limpiar, lubricar y aplicar una regulación general luego de cada salida, pero si usas la bici para ir al trabajo recorriendo una distancia de 6 a 12 km por calles sin mucho polvo; entonces debes procurar que tu sistema de trasmisión -cadena, catalina, piñones, etc.- esté limpio y lubricado.
Llévala al taller 2 veces al año: Primeroa los seis meses de uso, , dale un mantenimiento parcial para evitar sorpresas, en especial si tu bici es de velocidades; y segundo, al año para su respectivo mantenimiento completo, que en la mayoría de talleres comprende rearmado, lubricación, cambio de cables y regulación de pies a cabeza.

3. Si la abandonaste tienes que hacer méritos

Luego de hartarte del tráfico te has decido por desempolvar tu bici del almacén y unirte a esta comunidad ¡Bienvenido! Pero ahora tienes que hacer las paces con tu fiel bicicleta, porque no ha estado intacta solo porque no la has tocado. Es probable que la bici se encuentre peor de lo que imaginas, ya que los lubricantes han desaparecido y lo poco que podía quedar ha acumulado polvo y humedad, los peores enemigos para tantos componentes de acero. Peor aun si ha estado apilada o si ha pasado tanto tiempo sin mantenimiento que tus piezas de jebe como tacos, manijas y llantas ya están resecos. Ha llegado el momento de llevar tu bici al taller.
Hablando de almacenar, si no la estacionas en un lugar cerrado o con algún cobertor tu visita al taller puede anticiparse, así que ten cuidado (¡y usa candado!).

4. El tiempo universal

Otra manera muy sencilla de decidir si ya debes llevar tu bici a mantenimiento es preguntarte ¿hace más de un año que no recibe un mantenimiento completo? Si es así, caso cerrado, pide tu cita ya mismo.

5. Calcula tus kilómetros

Si quieres ponerte cuantitativo (nerd) sobre cuándo llevar (traer ) tu bici al técnico/a, entonces debes preocuparte por saber cuántos kilómetros has recorrido. Aquí hemos hecho la tarea de hacer un cuadro para indicarte qué piezas debes revisar según las distancias que hayas acumulado. El cálculo está estimado para las marcas que vendemos en La Bicicletería, en un ambiente como Lima (húmedo, sin lluvias, citadino). El resumen sería que si sabes de mecánica, limpia y lubrica tu cadena como mínimo una vez al mes, revisa tus piezas según corresponda y llévala al técnico cada año, pero si recién estás aprendiendo , entonces agrégale un mantenimiento parcial cada seis meses. ¡Éxito!

Conoce nuestros servicios de mecánica para bicicletas aquí

1 comentario

  • Muy buenos consejos. En una época algo lejana usaba una bici para todos lados hasta que me harto cambiar o parchar de cámaras porque por donde vivo aparecieron muchas espinas que andaban picando la cámara, a pesar de ponerlo una llanta vieja por dentro siempre estaba parchando llanta. Ahora que camino con una bolsa llena de víveres extraño mi bici y me gustaría tener una nuevamente. Gracias.

    Luis

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados